Positivas Can
Associació Positivas Can
Anuncis Positivas Can

El coche y nuestro perro

Tenemos que ir a menudo en coche si queremos acostumbrar a nuestro perro al vehículo.

 

Es clave acostumbrar a nuestro cachorro a ir en coche. Puede ser que tengamos que utilizarlo para llevarlo al veterinario o queramos llevarlo con nosotros en nuestras vacaciones o excursiones . Si no lo acostumbramos desde el primer día cuando necesitemos desplazarlo puede marearse o simplemente negarse a subir.

Es común utilizar el coche sólo cuando tenemos que llevar a nuestro perro al veterinario. Muchas veces la relación que hace nuestro animal es "coche-veterinario", por lo tanto debemos cambiar esta asociación.

Si tenemos un perro miedoso o que no quiere subir al coche empezaremos subiendo al perro en el coche con el vehículo parado. Lo subiremos en el maletero o en su trasportín y le premiaremos con trocitos de comida. Repetiremos el ejercicio varias veces durante un par de días siempre con el coche parado. Podemos hacer una sesión de adiestramiento corta para practicar algunos cambios de posición (sienta, échate, quieto, etc.) dentro del maletero.

Una vez veamos que el perro se siente cómodo en el vehículo podemos empezar a circular. Al principio empezaremos con viajes muy cortos y premiaremos mucho con trocitos de comida. Poco a poco iremos aumentando los trayectos. Podemos preparar un Kong para que se distraiga y no se fije en el recorrido.

Si acostumbramos desde pequeño a nuestro perro a ir en coche aprenderá a disfrutar de las salidas en vehículo y será una tranquilidad para nosotros.

Es importante terminar el viaje en coche en algún parque o lugar donde el perro disfrute. Bien pronto su asociación será agradable.

Durante los meses de verano NO dejar más de 5 minutos a nuestro animal en el vehículo. Un coche cerrado puede alcanzar altas temperaturas y provocarle a nuestro perrito un “golpe de calor”  o sufrir deshidratación causándole la muerte. Dejar las ventanas levemente abiertas tampoco reduce de manera suficiente la acumulación de calor, por lo tanto hay que controlar cuanto tiempo dejamos al perro en el interior  y buscar lugares frescos para aparcar el vehículo. Si vemos que vamos a estar mucho tiempo fuera es mejor no dejar al perro encerrado en el vehículo y llevarlo con nosotros.