Positivas Can
Associació Positivas Can
Anuncis Positivas Can

 

¿Por qué es importante socializar a los perros con otras personas?

Al igual que la inhibición al mordisco, una intensa y buena socialización es la inversión más inteligente que podemos hacer hacia nuestro animal. Nos evitará conductas indeseadas y sobretodo tener un animal sin miedos.

 

Socialización significa habituación o acostumbrarse al entorno y a sus elementos.

A partir de las 8 semanas, los cachorros comienzan a ser tímidos y miedosos con lo que no les resulta “familiar”, por eso la socialización, de manera efectiva, sólo se puede dar durante este periodo de vida y hasta las 16-18 semanas. De todas maneras, una vez superadas las 18 semanas y durante el primer año, hay que continuar socializándolo de manera regular.

No es suficiente para el perrito verse siempre rodeado del mismo entorno. El cachorro tiene que exponerse constantemente a personas, especialmente extraños. La realidad es que los animales pasan su mayor parte del tiempo confinados en el “centro” y no tienen la posibilidad de vivir muchas experiencias que nosotros tenemos y no percibimos por ser cotidianas. Hay que recordar que todo lo que sea novedoso para un animal puede causarle temor y por tanto desconfianza. Cuanto mayor sea la exposición del animal a situaciones, mayor será su tolerancia hacia la vida y nuevas situaciones. Simplemente debemos ser cuidadosos de hacerlo de manera gradual y sin presionar excesivamente a nuestro perro.

La mejor manera de socializar un perro es exponerlo al mayor número de vivencias posibles de manera gradual. No tengamos miedo a que lo toquen en todo tipo de circunstancias. Incluso puede animar a alguien ajeno a su entorno a darle premios y acariciarlo.

Cuando el perro tenga miedo o se sienta inseguro a alguna cosa o situación, utilizaremos su comida o premios (si es necesario utilizaremos su ración de comida o cena para trabajar). Pongamos el ejemplo de que le den miedo los niños con monopatines. Cuando veamos niños con monopatín, lo premiaremos e intentaremos que se deje acariciar por ellos mientras no paramos de premiarlo. Haremos que se tumbe, le tocaremos la barriga, las orejas, las patas mientras los niños lo tocan y lo premiamos.

Además creemos que es necesario socializar a un cachorro en los siguientes personas y situaciones: mujeres, hombres, adolescentes, bebes, personas de todas las razas, personas con sombreros, cascos, gafas de sol, multitud de gente (eventos), personas uniformadas, sillas de ruedas, tráfico, gatos, monopatines, bicicletas, escaleras mecánicas, ascensores y progresivamente a todo tipo de ruidos.

Al igual que la inhibición al mordisco, una intensa y buena socialización es la inversión más inteligente que podemos hacer hacia nuestro animal. Nos evitará conductas indeseadas y sobretodo tener un animal sin miedos.