Positivas Can
Associació Positivas Can
Anuncis Positivas Can

 

El uso del transportin, la mejor herramienta imaginada

El uso del transportin es ideal para los animales. Les proporciona seguridad y a nosotros control, especialmente en los cachorros. Previene malas conductas higiénicas.

 

En contra de lo que mucha gente piensa, los perros son animales de madriguera y valoran de manera especial su propio espacio, un lugar donde poder retirarse tranquilamente, esconderse, hacer una siesta o morder su Kong. Un trasportín es una herramienta ideal tanto para el adiestramiento del animal como para convertirse en su “casa” y su espacio. A su vez podremos utilizarlo para transportar al animal al veterinario, en paseos en coche o si tenemos que dejarlo en casa de alguien. En el futuro, donde esté su trasportín estará su “casa” y será mucho más flexible poder desplazarse o viajar con él, además y lo más importante el Transportín le dará seguridad a vuestro animal ya que será su  "lugar seguro".

El trasportín lo deberemos utilizar desde el principio de la llegada de nuestro perro, acostumbrándolo de manera progresiva a permanecer más y más tiempo hasta conseguir que duerma en él durante toda la noche.

Pondremos su cojín en el interior y siempre con la puerta abierta, animaremos al perrito a entrar tirándole juguetes o premios al interior del trasportín. Al principio no le cerraremos la puerta ya que queremos que coja confianza y se sienta seguro. A medida que entre sin problemas cerraremos durante un minuto la puerta, pasado este tiempo se la abriremos. Nunca lo abriremos si ladra o llora, sólo cuando esté en silencio. Poco a poco iremos incrementando el tiempo en que mantenemos cerrada la puerta hasta conseguir que esté tranquilo. Hay que ir incrementando el tiempo encerrado con paciencia hasta conseguir que pueda dormir toda la noche en su interior.

El trasportín también es perfecto para cuando no podamos supervisarlo directamente, para prevenir que se haga sus necesidades o evitar que destroce cosas. Si no podemos vigilarlo, lo podemos encerrar por periodos cortos con algún mordedor. Nunca exceder el período de una hora encerrado, a excepción de la noche. También lo podemos utilizar en situaciones estresantes para el animal como por ejemplo, en visitas prolongadas de niños, celebraciones o en definitiva cuando consideremos que nuestro animal está estresado.

En breve, el trasportín se convertirá en su casa, madriguera, espacio de tranquilidad y el lugar donde se sentirá seguro. Es importante utilizarlo desde el principio y de manera regular. Nunca utilizarlo como castigo.

No hay que pensar que porque es un perro adulto no podrá acostumbrarse. Simplemente deberemos insistir e ir habituando de manera constante a nuestro animal.